Cargando...

MEDKids

El uso de la tecnología en los niños: Ventajas, desventajas y cómo interviene en su desarrollo




 

Hasta hace unos años, la preocupación se limitaba a que los niños se quedaban demasiadas horas frente a la televisión, hoy en día los padres tienen dudas de  si deben  negar, permitir o cómo manejar el contacto y el uso que tienen los niños, incluso los bebés, con los teléfonos, las tabletas  y la tecnología, ya que forman parte del mundo que los rodea, su uso, se ha vuelto constante y en algunas ocasiones se les hace difícil establecer reglas sobre su uso ya que los niños hacen berrinches y se enojan al decirles que no pueden usarlos. Así que deciden ceder, evitar un pleito y mantenerlos “tranquilos”, “ocupados” y “entretenidos”.

Expertos en el tema alertan sobre el riesgo del uso de esos aparatos en bebés y niños. El fundador de Apple, Steve Jobs, no dejaba que sus hijos utilizaran el ipad o el iphone, así como el fundador de Twitter, Evan Williams, y el director de la empresa 3D Robotics y también fabricante de aviones tripulados, Chris Anderson,   han dado a conocer que limitan el uso de aparatos electrónicos a sus familiares por considerarlos un peligro para ellos, por lo que resulta importante plantearnos las preguntas siguientes: ¿son los teléfonos móviles y las tabletas las nuevas niñeras y cuidadores de los niños? Y ¿qué tan positiva o negativa resulta la tecnología?

La Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría  argumentan que los niños menores de 12 no deben usar estos aparatos sin control y mencionan que los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno con la tecnología. En los niños de 3 a 5 años el uso debe ser restringido a 1 hora por día y en los niños de 6 a 18 años la restricción debe ser a 2 horas por día.

¿Por qué limitar el acceso de los niños a los móviles o tabletas?

1.-Desarrollo cerebral de los niños

Un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del  cerebro de los bebés entre 0 y 2 años de edad, y asociarse con la función ejecutiva y déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad, baja tolerancia a la frustración y de falta de auto-control (berrinches).

2- Retraso en el desarrollo del niño

El excesivo uso de las tecnologías puede limitar el desarrollo motor, la alfabetización, la atención, el desarrollo de capacidades cognitivas, sociales,  de comunicación y consecuentemente afectará su rendimiento escolar.

3- Obesidad infantil

El sedentarismo que implica el uso de las tecnologías es un problema que está aumentando entre los niños, la falta de movimiento favorece la obesidad en edades tempranas, lo que lleva a problemas de salud como la diabetes, así como a problemas vasculares y cardíacos.

4- Alteraciones del sueño infantil

Los estudios revelan que la mayoría de los padres no supervisan el uso de la tecnología a sus hijos, y se ha observado que éstos niños tienen más dificultades para conciliar el sueño por la sobre estimulación y la falta de sueño afecta negativamente a su rendimiento escolar.

5- Enfermedad mental

Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil, trastornos de vinculación, falta o déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis y otros problemas de conducta.

6- Conductas agresivas en la infancia

La exposición de los niños a contenidos violentos y agresivos, puede alterar su conducta, dentro de las etapas de desarrollo los niños pasan por una etapa de imitación a todo y a todos, así que hay que vigilar el uso y la navegación del niño en teléfonos o tabletas para que las conductas que imiten sean positivas y que favorezcan su desarrollo.

7- Falta o déficit de atención

El uso excesivo de las nuevas tecnologías, debido a la gran velocidad y sobre estimulación de los contenidos, puede contribuir a  una falta o déficit de atención, que se detecta en el ámbito escolar cuando los contenidos que tienen que ser impartidos de forma tradicional, les parecen aburridos, poco interesantes y motivadores ya que la cantidad de estímulos que están recibiendo para lograr un aprendizaje no son a los que “están acostumbrados”.

8- Adicción infantil

Los estudios demuestran que 1 de cada 11 niños, de 8 a 18 años son adictos a las nuevas tecnologías. Cada vez que los niños usan un dispositivo, se separan de su entorno, de amigos y familiares, se encapsulan en una burbuja virtual que es limitada y escasa de herramientas y habilidades fundamentales para la sociabilización y la convivencia.

9- Demasiada radiación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica los teléfonos celulares como un riesgo debido a la emisión de radiación. Los niños son más sensibles a estos agentes y existe el riesgo de contraer enfermedades como el cáncer.

10- Desarrollo

Los expertos en desarrollo coinciden que a los niños que están demasiadas horas pegados al teléfono o a las tabletas se ven perjudicados en su desarrollo y puede reflejarse en niños pasivos, con falta de habilidades comunicativas y sociales, que no saben interactuar o tener contacto físico con otras personas, niños considerados hiperactivos porque están acostumbrados a altos niveles de estímulos, niños con problemas de lenguaje, cognitivos, de desarrollo y comunicación.

 

Aunque las nuevas tecnologías son parte  de la vida de los niños y están  cada día más familiarizados con su uso,  no deben sustituir a la lectura de un libro, el tiempo de juego con los amigos, hermanos y padres; el hacer actividades al aire libre, utilizar su imaginación para buscar formas de entretenerse y pasar por las etapas de desarrollo esperadas de acuerdo a su edad, desarrollando las habilidades características de cada etapa a su tiempo y a su ritmo. Que en ésta época se tenga facilidad de acceso a la tecnología, no quiere decir que sea indispensable, muchas generaciones crecieron y se desarrollaron sin el uso de estos aparatos y utilizaron otras maneras  de entretenimiento y de juego.

Para muchos padres los teléfonos y otros dispositivos tecnológicos  se han convertido en una niñera portátil. Bien sea en un viaje, esperando para una cita médica o en un restaurante, parece que estos aparatos calman la ansiedad y los entretiene, los peores efectos ocurren en niños menores de 30 meses (dos años y medio). Estos dispositivos han empezado a reemplazar las actividades manuales de los niños, que son importantes para sus habilidades visuales, motoras, cognitivas, de pensamiento y el desarrollo  de los sentidos, los menores de  dos años y medio  aprenden más de las relaciones con sus familias y pares que de la televisión o de los dispositivos tecnológicos.

Pero, ¿de qué manera el uso de la tecnología desde edades muy tempranas puede afectar fisiológicamente a los niños? Al nacer, los bebés tiene en promedio 100.000 millones de neuronas, pero pocas conexiones neuronales. Éstas se irán multiplicando a medida que el niño crece, mediante la estimulación ambiental, sensorial, cognitiva y del movimiento. Los primero años de vida es cuando más plasticidad cerebral hay, que es la capacidad para aprender y mejorar nuestras habilidades cognitivas, como cuando aprendemos a resolver problemas o cuando recordamos cualquier detalle o evento. La plasticidad es la capacidad del cerebro para formar y remodelar las conexiones entre las neuronas. Estas modificaciones locales de la estructura del cerebro dependen del entorno en el que se desarrollan y de los factores ambientales que favorecen o dificultan al cerebro a adaptarse y que son la base de los procesos cognitivos como la memoria y el aprendizaje.

Las  estructuras nerviosas en los primeros años de vida se encuentran en un  proceso madurativo en el que contínuamente se establecen nuevas conexiones sinápticas en respuesta a los estímulos procedentes de la experiencia, y mediante procesos bioquímicos internos, va conformándose el cerebro del niño. Es por esto que a esta etapa se le considera un periodo crítico y de gran importancia en el desarrollo de los niños, el uso de la tecnología en edades tempranas implica la ausencia de un adecuado aporte de estímulos y experiencias, que tienen provocará consecuencias funcionales futuras.

El problema con la tecnología no radica en la misma, sino en el uso que le damos, vivimos en un mundo donde las personas recurren al internet para buscar información acerca de cualquier tema y caminan por la calle o manejan con un teléfono pegado al oído, los niños y adolescentes pasan horas jugando con su “aparatos”. Esa es la realidad que transmitimos a nuestros hijos y a las nuevas generaciones,  los aparatos tecnológicos ayudan a los padres y a cuidadores a continuar con sus actividades diarias, mientras su hijo permanece quieto y callado. La cuestión es que es una situación que podría tener consecuencias graves cuando el niño llegue a la etapa escolar y posteriormente en la adolescencia, por lo que es  necesario un acompañamiento que ayude a construir un significado positivo alrededor de la tecnología para que el niño crezca pensando que los dispositivos tecnológicos  no son únicamente para entretenerse, sino una herramienta de aprendizaje.

¿Cuáles son los signos de la adicción a la tecnología?

  • Cuando pasan todo su tiempo libre frente a la computadora o los videojuegos.
  • Cuando dejan de comer con tal de continuar jugando.
  • Cuando frecuentemente están cansados y llegan a quedarse dormidos en la escuela.
  • Cuando no cumplen con sus tareas.
  • Cuando sus calificaciones han bajado significativamente.
  • Cuando empiezan a mentir sobre el tiempo que pasan usando la computadora, el teléfono o los videojuegos.
  • Cuando prefieren estas actividades a pasar tiempo con sus amigos o involucrarse en deportes.
  • Cuando se muestran irritables e impacientescuando no están jugando.
  • Cuando presentan problemas físicos relacionados con la falta de ejercicio y otros por el uso excesivo de la computadora, comoresequedad en los ojos y dolor en la espalda.
  • Cuando la escuela y su contenido les parece aburrido, poco interesante y motivador.
  • Cuando se percibe malhumorado o agresivo una vez se le restringe el computador, la tableta o el celular.

 

¿Qué se debe hacer?

  • Examinar cuáles son sus hábitospara ver la televisión, usar la computadora y los teléfonos.
  • Mantener la televisión y la computadora en un área separada, no en su cuarto.
  • Prohibir el acceso a la televisión o al internet no resuelve el problema, se recomienda crear un horario para utilizarlos, establecer límites, establecer reglas y tareas que deben cumplir para poder jugar en la computadora, mirar un programa de televisión  o utilizar el teléfono  y  dejar muy claro las reglas de su uso.
  • En caso de ser dos o más niños la utilidad para establecer horarios de uso para cada uno de ellos, también  les enseña a compartir y respetar el derecho de los demás al uso de un bien común y a compartir.
  • Fomentar el hábito y el gusto por la lectura, existen millones de libros y cuentos de todos los temas, se recomienda encontrar aquél que lo motive, le interese y que le provoque gusto de utilizar su tiempo leyendo, aprendiendo cosas nuevas y que favorezca las habilidades básicas y necesarias para la vida.
  • Planear actividades juntos como familia, al aire libre como: hacer un día de campo, dar un paseo en bicicleta, ir a un museo, o cualquier actividad que les llame la atención.
  • Establecer horarios “sin tecnología”,como la hora de la comida.
  • Enseñar a los niños que los juegos que vienen en presentación tecnológica: el ajedrez, el Scrabble, las damas chinas o el sudoku, también se pueden jugar en su forma física, como un juego de mesa y en el que pueden participar varias personas.
  • Explicar el por qué de estas reglas, no recurrir a la imposición.
  • Delimitar tiempo de uso de la tecnología, con la aplicación de normas y límites, dando prioridad y respetando las actividades de su funcionamiento diario básico.
  • Fomentar el uso de tecnologías en grupo y no de manera solitaria; de preferencia, que el uso de estas tecnologías sea más de tipo educativo.
  • Muchos hijos “prohíben” a sus padres que supervisen su chato redes sociales porque, según ellos, estarían “violando su intimidad”. Este argumento carece de lógica si se tiene en cuenta que, a esas edades, los niños pueden ser víctimas altamente potenciales de acoso, engaños o fraudes en internet.
  • A partir de los 14 años se deben establecer normas muy claras de uso y las respectivas sanciones que se aplicarán en caso de incumplimiento. Los hijos son libres de utilizarlos, pero conociendo los riesgos y peligros de hacerlo y sus limitaciones.

Como de prevenir se trata, procurar orientar a los hijos en la realización de otras actividades que inviten a compartir en familia, como hacer deporte al aire libre, viajar, jugar, hacer actividades con música, canto, actuación, baile, pintura y lectura.

Los tiempos apropiados según la edad del niño determinados por algunos estudios son:

* 0 a 3 años: puede estar expuesto a los aparatos 15 minutos diarios; con juegos simples o viendo programas acordes con su edad.
* 3 a 7 años: pueden estar máximo 40 minutos al día con la tableta, el teléfono o la computadora. En este momento, el padre es el dueño del aparato electrónico.
* 7 a 13 años, el aparato puede ser del niño. Sin embargo, puede permanecer conectado máximo 90 minutos. La clave, aparte de controlar el tiempo, es mostrar nuevos usos. Está demostrado que la tecnología despierta mayor interés de los niños hacia las diferentes asignaturas.

Consejos sobre las nuevas tecnologías y los niños

Las nuevas tecnologías son un buen instrumento, pero de ellas hay que hacer un buen uso. Esto quiere decir que el exceso de uso es perjudicial para el niño,  los padres deben de saber que existe un  tiempo para usar teléfonos o tabletas pero también para hablar, para jugar, para estudiar, para escuchar música o para leer y que así como se les pone un horario y una rutina para sus otras actividades el uso de la tecnología tiene que ser con límites y bajo supervisión  de forma positiva, tomando en cuenta el contenido y el tiempo de uso adecuado para su edad, así como en el proceso. Hay que explicarles el  peligro que pueden encontrar en ellas. La tecnología, sí tiene un lado positivo, y es que pueden ser un instrumento para favorecer, estimular y complementar el aprendizaje, además de que existen cada vez más actividades para niños autistas, con Trastorno de Déficit de Atención o cualquier otro trastorno que a través de la tecnología se les puede ayudar a comunicarse y a desarrollar habilidades de pensamiento.

El problema con la tecnología no radica en la misma, sino en el uso que le damos. En la actualidad recurrimos al internet para buscar información acerca de cualquier tema y caminamos por la calle o manejamos con un teléfono celular pegado al oído, mientras que los niños y adolescentes pasan horas jugando con su teléfono o su computadora. Esa es la realidad que transmitimos a nuestros hijos, y que está afectando su  desarrollo físico y social.

Tecnología en el ámbito escolar

La tecnología aplicada en el ámbito escolar infantil, presenta grandes logros si es usada con objetivos concretos y adaptados, llevando un seguimiento y monitoreando el control de su uso. La función docente debe ir enfocada a darle sentido y significado a los recursos tecnológicos que la actualidad nos ofrece, controlando, limitando y supervisando su contenido y utilización.

En la medida que los docentes utilicen más las nuevas tecnologías, habrá una  innovación en el proceso de enseñanza / aprendizaje con el objetivo de mejorar, en el que la tecnología va a completar y apoyar el lograr tener un aprendizaje significativo, a través de utilizarlo de todos los contextos posibles y aprovechar el interés de los niños hacia la tecnología, las infinitas ventajas que proporciona el utilizarlos como recurso de enseñanza y entretenimiento enfocándolos de una manera positiva desde las primeras etapas de educación.

Actualmente existen aplicaciones destinadas a la enseñanza y al desarrollo infantil. Las ventajas de estas aplicaciones es que muchas de ellas están creadas para leer, jugar, mejorar la memoria, ampliar vocabulario, etc. De esta manera, un niño interactúa con un aparato electrónico al mismo tiempo que aprende, desarrollando nuevas habilidades y complementando el aprendizaje por medio de una enseñanza interactiva y funcional, pero tomando en cuenta que se debe de tener especial cuidado en no caer en el exceso de su utilización ya que no se trata de tener una computadora o una tableta en el salón, sino de utilizar estas herramientas de manera significativa para compartir y reforzar el conocimiento, convirtiendo el aula en un espacio de aprendizaje multidisciplinario, lo cual fomenta la creación de niños multicompetentes, que enfrentarán de forma exitosa los retos del futuro.

 

 Beneficios 
Los teléfonos inteligentes, tabletas, computadores y otros objetos  tecnológicos pueden darle a los niños ventajas como:

  • Desarrollar habilidades en niños con  problemas de aprendizaje.
  • Favorecer, motivar y estimular el proceso deaprender a hablar y comunicarse correctamente con los demás.
  • Proporcionan métodos alternativos de comunicación
  • A través del juego, con normas, reglas, límites y que tienen un objetivo previamente preestablecido, se puede desarrollar autoconfianza al superar nuevos retos, desarrollar habilidades de abstracción, planificación y construcción de metas a corto y largo plazo.
  • Hoy en día se pueden encontrar materiales educativos y didácticos tecnológicos diseñados para desarrollar habilidades y complementar el aprendizaje significativo.

La tecnología puede ser una herramienta útil e importante si se utiliza en el lugar adecuado para ayudar a los menores a aprender y complementar el aprendizaje y no como reemplazo de los métodos tradicionales.

Desventajas

  • Aislamiento social.
  • Falta de habilidades sociales y relacionales.
  • Falta de comunicación, problemas de lenguaje, escritura, lectura, estructura y organización.
  • Niños poco motivados e interesados a los contenidos escolares, porque no les provocan suficientes estímulos como para mantenerlos en periodo de atención.

 

Como conclusión, se puede decir que que el uso de las tecnologías está siendo excesivo, provocando que los niños cada vez jueguen menos y no salgan a la calle a andar en bici. Lo que provoca realicen menos actividad física, y que la falta de interacción con sus padres no favorezca el desarrollo de las habilidades sociales, relacionales, comunicativas, de lenguaje, así como las habilidades de pensamiento y cognitivas, la estructura y el orden que resultan básicos y  que son necesarios en su desarrollo. También es importante desde edades tempranas la implementación de reglas, límites, estructura y orden en todos los ámbitos de la vida de los niños de una manera constante, firme y clara, para ayudarles con su desarrollo, que les va a dar contención, seguridad, confianza y favorecerá el desarrollo de habilidades que van a utilizar a lo largo de su vida.

El uso de la tecnología  en la educación, sí tiene beneficios, siempre y cuando sea utilizada para complementar y reforzar el aprendizaje volviéndolo significativo y aprovechando el interés que provoca en los niños.

Algunos padres permiten que sus hijos usen los teléfonos o las tabletas en todo momento, como “nanas virtuales” con el afán de evitar malos comportamientos o berrinches,  lo que provoca que a la larga, los niños se acostumbran a tener a la mano un teléfono y no sabrán cómo reaccionar o entretenerse cuando les falte ya que dejan de desarrollar su creatividad, que es una etapa en su desarrollo. Cuando son expuestos desde pequeños a estos dispositivos van dejando de lado la imaginación para enfocarse en lo que los juegos virtuales  y la tecnología les ofrecen, limitando  su creatividad por la falta de tiempo y posibilidad de desarrollarla.

En esta época, es inevitable que los niños tengan una estrecha relación con la tecnología desde pequeños y crezcan con ella, pero están aprendiendo a olvidarse de las consecuencias. Cada acto bueno o malo tiene una consecuencia, lo que resulta muy fácil de olvidar o no tomar en cuenta cuando están acostumbrados a que si algo sale mal en un juego, solo basta con picar un botón para empezar todo de nuevo y hace que  los niños asuman que sus actos siempre podrán “reiniciarse” olvidando las consecuencias que puedan tener en la vida real, pierden la noción del tiempo “conectados” cuando podrían aprovecharlo  en hacer cosas más productivas.

El uso de la tecnología debe de ser una “recompensa”, una “distracción” o manera de “relajarse” al haber cumplido con sus responsabilidades y tener un buen comportamiento, no como una exigencia de parte de los niños, o como un momento de distracción en el cual los padres pueden aprovechar para hacer sus cosas. Ser padres implica responsabilidades, son el modelo a seguir del niño, ellos aprenden y repiten lo que ven, así que  se dice que  se deben controlar los contenidos de acuerdo a las edades, estableciendo horarios de juego con las tecnologías y dentro de los horarios favorecer el juego grupal, dentro o fuera de casa, actividades manuales, artísticas, deportivas, sociales o culturales,  tomando en cuenta prioritariamente las habilidades que se desarrollan al convivir y relacionarse con otras personas. Estas habilidades no las da un aparato, no las desarrolla, es una interacción en una sola dirección  ya que la respuesta que pueda tener el aparato es “limitada”.

El siglo XXI es el siglo de la tecnología, hay que aprender y enseñar lo bueno que ésta tiene y sacarle provecho hacia la educación.