Cargando...

MEDKids

Nuevas aplicaciones de la Hormona del Crecimiento




 

Dr. Enrique Cruz Guzmán
Pediatra Intensivista

La hormona del crecimiento (Growth Hormone, GH) o somatropina es una cadena peptídica compuesta por 191 aminoácidos secretada por la adenohipófisis. Es la hormona que estimula el crecimiento de tejidos y órganos durante la niñez y adolescencia y continúa siendo importante durante toda la vida aunque haya cesado el crecimiento (de Pediatría, S. A., & Subcomisiones, C., 2014). Esta hormona ha sido utilizada terapéuticamente para estimular el crecimiento en niños que presentaban deficiencia de dicha hormona. Sin embargo, a partir de la producción de la hormona recombinante humana (rhGH) por ingeniería genética se pudo ampliar su uso a otras patologías.

El uso de la hormona de crecimiento en niños y adolescentes lleva más de cinco décadas. Desde principios de la década de los 60´s se utiliza solamente GH en niños con insuficiencia hipofisaria, obtenida en forma extractiva de hipófisis humanas cadavéricas. Dicha extracción se logró con alta pureza gracias a la importantísima investigación y labor de los Dres. Juan Dellacha, José Santomé y Alejandro Paladini, de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires y los Dres. César Bergadá y Juan J. Heinrich, de la División de Endocrinología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez en Argentina. Posteriormente, a mediados de la década del 80´, gracias al desarrollo de las nuevas biotecnologías se logró la biosíntesis de hormona de crecimiento humana recombinante (rhGH) por ingeniería genética (Bergadá, 2013). Lo cual ha permitido que se hayan encontrado otras aplicaciones farmacológicas de esta hormona.

Actualmente, en Argentina se tiene avalado el tratamiento con rhGH para los niños con insuficiencia hipofisiaria, síndrome de Turner, insuficiencia renal crónica, en pequeños para edad gestacional (restricción del crecimiento intrauterino), en niños con talla baja idiopatica y síndrome de Prader Willi, en concordancia con los organismos internacionales como la FDA en los EE.UU. y la EMEA en la Unión Europea (Bergadá, 2013; de Pediatría, S. A., & Subcomisiones, C., 2014). Aunado a lo anterior, en una nota periódica de España (Navarro, 2015) se mencionaron aplicaciones nuevas relacionadas con los mecanismos sobre la coagulación de la sangre, efectos sobre la inmunidad y con la salud cardiovascular. Asimismo, se comentó que hay trabajos que apuntan su utilidad para el aumento de las células ganglionares de la retina. Sin embargo, estos hallazgos representan sólo los primeros pasos, no son evidencias de aplicación inmediata sino de futuro a largo plazo.

Como se puede ver, gracias a la ingeniería genética, la síntesis de la hormona de crecimiento ha permitido encontrar nuevas y múltiples aplicaciones patológicas y farmacológicas útiles en la población pediátrica. No obstante, aún faltan estudios para corroborar sus más recientes aplicaciones. También es importante resaltar que la efectividad del tratamiento con GH es mucho mejor en edades menores a la pubertad por lo que es esencial que el diagnóstico y derivación a un endocrinólogo pediatra se haga de manera temprana.

 

Referencias

  • Bergadá, Ignacio. (2013). Utilización de la hormona de crecimiento en niños y adolescentes. Medicina (Buenos Aires), 73(3), 272-276.
  • de Pediatría, S. A., & Subcomisiones, C. (2014). Actualización. Indicaciones actuales para el uso de la hormona de crecimiento. Arch Argent Pediatr, 112(1), 89-95.