Elevación de los niveles de colesterol en sangre y sus consecuencias para la salud

0

HIPERCOLESTEROLEMIA

 

Dr Jimmy Hernández Hernández

Dr Enrique Cruz Guzmán
Pediatra Intensivista

Una de las principales causas de muerte de mujeres adultas en el mundo son los accidentes cardiovasculares. Tan solo en el 2011 en México se reportaron 61 190 muertes en mujeres de entre 30 y 69 años de edad a causa de eventos cardiacos. De acuerdo a las estadísticas, muchas de estas muertes están asociadas con alguna dislipidemia, destacando en particular el incremento de colesterol en sangre por arriba de los valores de referencia, lo cual se conoce como hipercolesterolemia.

El colesterol es una molécula lipídica de suma importancia para los seres vivos, ya que entre otras cosas funciona como un componente importante de las membranas celulares dándole fluidez a las mismas. Como ejemplo de su importancia, podemos mencionar que cada vez que una célula se divide, requiere de colesterol para formar las membranas.
El colesterol tiene un grupo esterol y por lo tanto se cataloga como un esteroide. Es por esto que, además de servir como elemento estructural de muchas membranas, el colesterol es importante precursor de muchos otros esteroides biológicamente activos, como los ácidos biliares, numerosas hormonas y la vitamina D3.
Debido a su importancia biológica, los seres humanos son capaces de sintetizar el colesterol, lo cual en la actualidad se convierte en un inconveniente ya que esta molécula que se puede adquirir de manera exógena a través de los alimentos, encontrándose en grandes cantidades en los alimentos, sobre todo en los de origen animal como la carne y los huevos. Así, cuando se consumen estos alimentos en exceso, los niveles de colesterol en la sangre se incrementan, lo cual (en un periodo prolongado de tiempo) puede provocar un problema de salud que puede tornarse serio, ya que este lípido tiende a acumularse o depositarse en la luz de los vasos sanguíneos (la parte interna de las venas y/o arterias) causando un taponamiento de las mismas formando “ateromas” provocando arteriosclerosis. Como consecuencia de lo anterior, se puede elevar la presión arterial o en su caso, cuando los vasos sanguíneos se tapan por completo se puede presentar un infarto.
Las mujeres en edad adulta tienden a mantener valores más elevados de colesterol en la sangre en comparación con los hombres. En correlación, el porcentaje de accidentes cardiovasculares es ligeramente más alto en mujeres (55%) que en hombres en los rangos de edades de 30 a 69 años. El cuidado y la vigilancia de los niveles de colesterol en la sangre, junto con los valores de triglicéridos (grasas), es de vital importancia para prevenir un accidente cardiovascular causado por una arteriosclerosis crónica.
Desde el punto de vista cultural, en nuestro país, la vigilancia de la salud en mujeres tiene una particular importancia por sobre la de los hombres, ya que la mayoría de las mujeres en los rangos de edad mencionados (30 a 69 años) son madres y cabezas de familia. De acuerdo a esto, en los rangos de edades citados, la mayoría de las mujeres tienen al menos un hijo con rangos de edades que varían de manera general entre los 10 y 50 años.
Los incrementos de colesterol en la sangre pasan desapercibidos para la mayoría de las personas debido a que no se presenta ninguna sintomatología que indique este problema. La hipertensión arterial y el taponamiento de los vasos sanguíneos son evidentes hasta que se tiene un desbalance muy importante de la presión sanguínea que provoca cansancio, mareos, dolores de cabeza constantes o desmayos, o cuando se presenta un infarto al miocardio respectivamente. La falta de atención a la salud en general y lo “silencioso” del proceso en particular, pueden llevar a las personas a enfermar gravemente o incluso llevarlas a la muerte, lo cual (sin menospreciar la muerte de los varones) dejaría a muchas familias sin la persona que toma el papel de Guía y cabeza de familia, ya que son ellas las que conviven con los hijos de manera cotidiana y mantienen la casa y la familia funcionando adecuadamente.
Todas las personas en general y las mujeres en particular deben revisar sus niveles de lípidos en sangre para asegurarse de presentar niveles que se encuentren dentro de los rangos de referencia o en su caso, detectar los niveles elevados y actuar en consecuencia modificando su dieta diaria, haciendo ejercicio o recibiendo tratamiento médico en caso de ser necesario.
Los niveles de colesterol total en sangre, se establecen según criterios que definen niveles de riesgo. Los valores de referencia son:
• 0 – 200 mg/dL Deseable o normal
• 200 – 400 mg/dL Riesgo moderado
• >400 mg/dL Riesgo alto
La Organización Mundial de la Salud (OMS) también recomienda medir los niveles de las lipoproteínas específicas del colesterol (proteínas que transportan el colesterol en la sangre) que son HDL (lipoproteínas de alta densidad por sus siglas en inglés) y LDL (lipoproteínas de baja densidad según sus siglas en inglés). Estas proteínas son comúnmente conocidas como “colesterol bueno y colesterol malo” respectivamente. Estas lipoproteínas sirven como indicadores de riesgo de arteriosclerosis y eventualmente de un accidente cardiovascular.
Los valores normales de HDL y LDL son:
HDL
• Bajo: Menos de 40 mg/dL
• Alto: Igual o mayor a 60 mg/dL
LDL
• Óptimo: Menos de 100 mg/dL
• Cercano a lo óptimo: 100-129 mg/dL
• Límite alto: 130-159 mg/dL
• Alto: 160-189 mg/dL
• Muy alto: Igual o mayor que 190 mg/dL

¡No se confíen y midan sus niveles de colesterol en sangre!

Share.

A %d blogueros les gusta esto: