Intolerancia a la lactosa

0

El cuerpo humano no está diseñado para digerir las proteínas que tiene la leche, con el paso del tiempo nuestro cuerpo se ha adaptado, pero hay algunas perdonas que seguimos teniendo problemas al tomar leche o los derivados de esta. Desde pequeños nuestros hijos pueden presentar este problema o ya pasando los años nosotros, aunque antes tolerábamos bien la leche, también tenemos problemas para digerirla.

Debemos entender bien que es una intolerancia y no una alergia ya que son dos cosas diferentes, la intolerancia a algún alimento es cuando el sistema digestivo no puede metabolizar (descomponer) los nutrientes, proteínas, etc que tiene un alimento y aparecen malestares estomacales, una alergia es cuando el sistema inmune está involucrado, al comer un alimento nuestro cuerpo tiene una reacción alérgica y ataca a la sustancia o alimento.

Es importante no dar leche de vaca antes de que el niño cumpla un año ya que, como se había mencionado, es una proteína muy compleja para que el cuerpo pueda metabolizarla y puede que le provoque una reacción alérgica. Después de que nuestro hijo cumple un año es tiempo de que se integre a la dieta familiar y muchas de estas veces es darle leche de vaca, a algunos niños les caerá bien y otros presentarán algunos síntomas que reflejan que tu hijo es intolerante a la lactosa.

En nuestro cuerpo tenemos una enzima llamada lactasa, que es la que se encarga de la digestión de la lactosa que es el azúcar de la leche. Cuando nuestro cuerpo tiene una deficiencia de lactasa, no es capaz de absorber la lactosa y se queda en el tracto intestinal causando malestares digestivos.

Los síntomas más comunes son:

  • Inflamación en el área abdominal
  • Gases
  • Diarrea
  • Retortijones
  • Náuseas
  • Mal humor

Existen diferentes grados de intolerancia a la lactosa el más común en niños y adultos es solo presentar estos síntomas al tomar la leche y no los derivados de esta, y hay otras personas que presentan estos mismos síntomas al consumir todos los derivados de la leche como queso, crema, helados, yogurt (el yogurt no contiene lactosa) en casos extremos. La leche deslactosada es una buena opción si te gusta el sabor de la leche y no quieres dejar de tomarla.

Consulta con tu nutriólogo si presentas este tipo de problema para que te de una dieta personalizada para cubrir la recomendación de calcio sin tener que consumir alimentos con leche.

 

Share.

A %d blogueros les gusta esto: