BIOLOGÍA DEL LIDERAZGO ¿Cómo ayudar a mi hijo a ser un líder?

0

Dr Enrique Cruz Guzmán
Pediatra Intensivista

 

Ser líder ante cualquier proyecto o cualquier situación va más allá del comportamiento social que ejerce un líder, debido a que dicho comportamiento social se ve influido por la conexiones cerebrales, para ser un buen líder es esencial la empatía que se ejerce sobre las personas, es un asunto de comportamientos ante las demandas que se ejercen en el contexto en el que se desarrolla un líder, el cual se tiene que adaptar a cualquier requerimiento que se suscite.

El ejercer un liderazgo de ninguna manera es sinónimo de autoritarismo, una persona autoritaria ejerce por la mala sus necesidades o demandas que a menudo terminan por crear un ambiente laboral poco confortable, sin embargo, los requerimientos en una empresa o cualquier otro lugar se pueden llevar a cabo por un verdadero líder, el cual ejercerá su labor de una manera más amena la cual implica desarrollar en su equipo de trabajo su interés, su talento, emociones positivas, cooperación, trabajo en equipo, empatía, simpatía, etc. que generará la producción efectiva de los objetivos del líder. Un líder es aquel que guía y se le tiene simpatía y empatía por la manera correcta en la que lleva a cabo cualquier proceso.

Para ser un buen líder es esencial el comportamiento que tenemos hacia el otro, pero, ¿qué tiene que ver la biología en ello?, efectivamente para llegar a ejercer esa simpatía ante el otro y poder conducir a tu equipo de trabajo a llevar a cabo las diversas actividades, es necesario que existan conexiones cerebrales que produzcan dicha empatía del líder como los otros, es decir, el cerebro desarrolla biológicamente la inteligencia emocional la cual desemboca en generar vínculos estrechos con las personas que nos rodean, no se trata únicamente de una inteligencia intelectual que en gran medida es de suma importancia sino también una inteligencia emocional que genera esa interacción con los otros.

Biológicamente desarrollamos destrezas sociales básicas, las cuales nos permiten desarrollarnos en diversos ambientes, sin embargo, dichas destrezas en las personas que son líderes se encuentra más desarrolladas.

El cerebro es el órgano más importante en nuestros cuerpo, gracias a él podemos realizar diversas actividades como caminar, correr, saltar, etc. biológicamente estamos creados para desarrollar estructuras neuronales que permiten nuestro desarrollo, biológicamente nuestro cuerpo produce los elementos básicos para poder llegar a ser un buen líder, de nosotros depende desarrollar dichas habilidades y llevarlas a cabo, aunque si existen diversas enfermedades o trastornos que biológicamente no nos permiten desarrollar dichas habilidades, sin embargo, es importante conocerlas y aprender a ser un buen líder.

Share.

A %d blogueros les gusta esto: