Biología en la mente de un Robot

0

Dr. Enrique Cruz Guzmán
Pediatra Intensivista

 

Hoy en día los seres humanos intentan dotar de emociones y conciencia a dispositivos de inteligencia artificial. La inteligencia artificial puede definirse como el medio por el cual las computadoras, los robots y otros dispositivos realizan tareas que normalmente requieren de la inteligencia humana. Se basa en la investigación de las redes neuronales humanas y, a partir de ahí, busca copiar electrónicamente el funcionamiento del cerebro. Ante esto, recientemente, investigadores se han empeñado a la investigación más allá para construir un robot con cerebro biológico hecho con células cerebrales (neuronas) y posiblemente incluso a base de neuronas humanas que simulen la inteligencia natural de un ser vivo, incluso incorporar otras funciones superiores del intelecto humano.

La Inteligencia Artificial (IA) comenzó con las ideas conjuntas de científicos como Marvin Minsky, John MacCarthy y Claude Shannon, a partir de la Conferencia de Dartmouth en Estados Unidos, evento germen de la IA, en 1956 (Jiménez, 2009). Y en los años 70s comenzó el desarrollo vertiginoso de las máquinas automáticas (mecatrónica) y de la computadora personal y las estaciones de trabajo. Para ese entonces el objetivo principal de la IA era dotar de inteligencia a las máquinas a través de una programación algorítmica, apartada del conocimiento de los procesos de la inteligencia animal o humana. Sin embargo, hoy esta visión ha cambiado pues se está buscando proveer a las máquinas y a los robots, de una inteligencia similar a la animal y a la humana.

Para lograrlo, Kevin Warwick, profesor de Cibernética en la Universidad de Reading, U. K., (Warwick, S. A) trabaja cultivando neuronas en laboratorio que después, se pueden utilizar para controlar robots. Las redes de cultivo in vitro de células cerebrales se inician normalmente separando las neuronas obtenidas de tejido cortical de los fetos de roedores. Estas se cultivan después en cámaras especiales en las que es posible recrear condiciones medioambientales adecuadas y con los nutrientes adecuados. Luego, en cada cámara se incrusta una red de electrodos lo cual permite enviar señales eléctricas para estimular el cultivo. En estos cultivos, las neuronas se conectan, se comunican y se desarrollan espontáneamente en semanas. De este modo, las redes neuronales, que se forman intentan ser la copia electrónica del funcionamiento de un cerebro. El cerebro puede entonces acoplarse a su cuerpo de robot físico. De modo parecido, en el Laboratorio de Cibernética de la Facultad de Ciencias (UNAM), se está trabajando con redes neuronales, que intentan ser la copia electrónica del funcionamiento de un cerebro, sólo que empleando redes pequeñas para tener un mejor control (Gómez, S. A).

Estos hallazgos nos dejan a la espera de novedades tecnológicas en diversos campos. En cuanto los ordenadores personales, la velocidad será enorme así como el almacenamiento, el teclado dejará de ser útil pues serán sensibles a las palabras habladas; la red de internet transportará inmensas cantidades de información que serán cargadas en nuestra computadora de manera rápida; los robots comenzarán a ocupar los lugares del personal que nos atiende detrás de las ventanillas de múltiples lugares; los edificios y casas serán “inteligentes”; en encuentros bélicos serán robots quienes comanden unidades militares sin arriesgar vidas humanas; habrá robots cirujanos que realicen las intervenciones quirúrgicas con alta precisión; habrá mini robos implantados en el cuerpo humano que auxilien en enfermedades neurodegenerativas; los exploradores espaciales tendrán mucho mas alcance con el fin de probar y preparar el futuro terreno a habitar; y como en las palabras de la revista ¿Cómo ves? Se menciona “La última frontera serán los robots biológicos autorreplicantes que poblarán en nuestro nombre otros sistemas solares hasta hacerlos habitables para nuestra especie.”

Como se puede apreciar, los cerebros biológicos implantados en los robots lucen ser muy prometedores aunque habría que tomarse en consideración algunas cuestiones. En base a las aplicaciones que se mencionan, habrá que considerar que pasará con el empleo de tantas personas que atienden diferentes establecimientos, con la gente de escasos recursos que no tienen acceso a tecnología de punta, o con las mismas relaciones sociales. En conclusión estos avances significarán una especie de evolución humana cuyos alcances llegará hasta el espacio.

Referencias

Share.

A %d blogueros les gusta esto: