SERIE ESOFAGOGASTRODUODENAL

0

Dr. Saúl Sánchez Hernandez
Medico Radiólogo

Dr. Enrique Cruz
Pediatra Intensivista

Tradicionalmente, la Serie Esofagogastroduodenal (S.E.G.D.), es un método de elección no invasivo para determinar si el paciente tiene o no E.R.G.E. (Enfermedad por reflujo gastro esofágico). A pesar de que las diferentes especialidades tienen otras herramientas de diagnóstico (endoscopía, broncoscopía, manometría, etc.). En manos expertas, el porcentaje de diagnóstico es aproximadamente entre el 75% y 87%. Asimismo, esta publicación tiene por objeto hacer conscientes tanto al médico como a los pacientes los diferentes síntomas que involucran a este padecimiento.

Los síntomas referentes en el tracto respiratorio son pacientes con rinorrea persistente, tos irritativa de predominio nocturno prolongada, faringoamigdalitis de repetición. Connato de muerte súbita. Los síntomas referentes al tracto digestivo son rejurgitación de contenido alimentario, dolor en epigastrio, diarrea y/o estreñimiento. Y síntomas diversos como irritabilidad, síndrome de Sandifer, insomnio entre otros.

Este procedimiento fue iniciado en 1897 por Francis William en EEUU. Él administró bismuto c/leche y pan a niño de 10 años y estudió características del estómago. Y junto con Holzknecht, (Suiza) sugirieron uso de gas tipo del aire o CO2 con el fin hacer visible el estómago. Actualmente, se emplean el sulfato de bario como medio de contraste hidrosoluble y el doble contraste con aire (no se realiza en etapa pediátrica).

El E.R.G.E. consiste en la exploración con bario del tracto alimentario desde la faringe al ligamento de Treitz y se emplea para estudiar la mecánica de la deglución, anatomía y motilidad de los segmentos superiores del tracto digestivo. El procedimiento para la realización del este estudio es ayuno total dependiendo la edad del paciente, en R.N. lactante, preescolar, escolar de 4 a 8 horas, así como en pacientes adultos, el ayuno será mínimo de 8 horas y 24 horas previas, no tomar medicamentos relacionados con el padecimiento.

Las fases de la deglución son el transporte voluntario del bolo desde cavidad oral a faringe y el paladar blando se eleva y la lengua se deprime para acomodar el bolo y canalizarlo a orofaringe. El oro e hipofaringe reciben bolo y conducen al esófago, la respiración se detiene mientras la laringe se eleva y el vestíbulo laríngeo se cierra, la epiglotis y los pliegues aritenoepiglóticos se cierran y desvían el bolo a través de los senos piriformes. El peristaltismo puede ser Primario y se apreciará una onda rápida que abre los esfínteres seguida de otra lenta que avanza el bolo, secundario en donde se distiende la luz esofágica y limpia restos del bolo y terciario donde ocurren contracciones no propulsivas, asociadas con desórdenes de la motilidad.

Si hay desordenes de la motilidad esofágica se apreciará espasmo cricofaríngeo, espasmo esofágico, habrá que realizar un E.R.G.E., estados postquirúrgicos, estenosis, masas / defectos de llenado y perforaciones. Valorar distensión gástrica, el vaciamiento gástrico y la ubicación del píloro para lo cual se deberá tomar como referencia el arco duodenal.

Segun Roy G. Mccauley, Darling John y Cols elaboraron un material informativo: “Reflujo gastroesofágico en niños: clasificación y técnica fisiológica para su demostración” (Am J Roentgenol 130:47-130, enero 1978). En donde clasifican los tipos de reflujo existentes: reflujo esófago distal, reflujo arriba de carina, pero no esófago cervical, reflujo esófago cervical, reflujo persistente libre en esófago cervical con cardias amplio, reflujo con aspiración en traquea o pulmones y reflujo tardío.

Share.

A %d blogueros les gusta esto: