Ansiedad por separación: cuando mi bebé entra a la guardería

0

 

 Dr Enrique Cruz Guzmán
Pediatra Intensivista.

Desde el momento en el que sabemos que estamos esperando un bebé sentimos un apego hacia él, lo amamos porque es parte de nuestro ser, y cuando nace y lo tomamos en nuestros brazos éste lazo se fortalece, no sólo de nosotras hacia él, sino del bebé hacia su madre, se siente protegido, cómodo y seguro, es el mejor lugar del mundo, por eso, cuando esta luna de miel termina y es momento de regresar a trabajar y llevar al niño a la guardería es un momento de mucho estrés emocional para ambos, sin embargo, es el bebé el que suele mostrar más síntomas angustiosos.

El bebé experimenta angustia y ansiedad (en un nivel moderado) al verse separado físicamente de su madre, a pesar de la dificultad que representa la separación, éste proceso le ayudará a desarrollar poco a poco su capacidad de estar a solas. La AS es esperable en el niño como parte de su desarrollo emocional surgiendo desde los 6 meses hasta los 3 años. No obstante que la ansiedad por separación (AS) es un proceso normal por el que todos hemos pasado es posible que se genere un trastorno por angustia de separación (TAS), que es un proceso en el que el bebé experimenta angustia excesiva y no puede mantenerse separado de su mamá. Síntomas de alerta en este sentido son preocupación, nerviosismo y rabia que presenta el bebé al estar separado de su madre.

Como madres queremos hacer todo lo posible para que este proceso sea lo menos turbulento posible, por eso es importante que antes de dejarlo en la guardería la visiten y exploren juntos y que compartan tiempo con personas que conviven en ese lugar, lo cual promoverá la familiaridad, asimismo es esencial que evitemos emitir comentarios ansiosos o negativos sobre la estancia del bebé separado de los padres, tales como “espero que todo salga bien y no nos extrañes tanto”, también podemos explicarle al niño (si tiene edad suficiente) que extrañar el hogar es normal, pero que es algo temporal y no definitivo.

Como madres, nuestra actitud ante este proceso de separación de nuestros hijos es vital para promover la disminución de la ansiedad y los sentimientos angustiosos de nuestros bebés, por eso, realizar este proceso paulatinamente será de mucha ayuda, ya que llevarlo acabo de un momento a otro puede generar mayor ansiedad debido a que no existe un sentimiento de familiaridad con otras personas, rutinas y lugares. Aunque es difícil, debemos de recordar que estar todo el tiempo juntos no es posible ni benéfico para los procesos de socialización del niño, lo cual puede motivarnos a promover una apertura ante situaciones de cambio que influyan positivamente en nosotras como madre y nuestros hijos.

Comparte con nosotros cómo fue tu proceso de separación y qué acciones realizaste para disminuir la angustia personal y en tu bebé.

Share.

A %d blogueros les gusta esto: